Archivado en aventura, chic para todos los bolsillos, consejos, destinos destacados
No Gravatar

Cuando sentimos pronunciar el nombre de Florencia la primera asociación que viene a nuestra mente son las palabras “belleza y cultura” y, de hecho, Florencia no puede escaparse al influjo de su pasado artístico que le ha dado su fama internacional y que atrae a millones de turistas cada año, independientemente de que las temperaturas bajen o suban.

La relación de Florencia con el arte es tan fuerte que incluso existe un trastorno de índole psicosomática exclusivamente enfocado a explicar el impacto que tiene la ciudad sobre los visitantes inadvertidos: el Síndrome de Stendhal o Síndrome de Florencia, una enfermedad que causa el aumento del ritmo cardíaco, vértigo y confusión cuando las personas se exponen a la belleza de las obras de arte.

La verdad detrás del mito es que este síndrome es poco común y bien vale la pena correr el riesgo solo por vivir el encanto de las calles de Florencia.  

Sin lugar a dudas iniciar el recorrido en la Galleria degli Uffizi es una decisión óptima. Pero precisamente la vía peatonal que nos facilita la entrada se convierte en el preludio de los tesoros que nos aguardan. A ambos lados las estatuas de los florentinos más famosos se convierten en soldados extemporáneos que nos escoltarán hasta las puertas de uno de los Museos de Arte más famosos de todo el mundo donde podremos apreciar las obras de Da Vinci, Botticelli, Miguel Ángel, Rafael y Caravaggio.

Deleitarse con detenimiento en cada obra es prácticamente imposible, por lo cual les aconsejo planificar el viaje al interno del museo con antelación, de forma que puedan apreciar las obras que verdaderamente les interesen. Como dato añadido les puntualizo que para disfrutar del David de Miguel Ángel deberán moverse hasta la Galería de la Academia, a unos pocos metros de distancia, donde además podrán encontrar una sala totalmente dedicada a Giotto.

Pero entre un espacio museal y otro, Florencia te acoge con más arte. Una de las sorpresas más gratas que depara la ciudad es la Piazza Della Signoria donde la Fuente del Neptuno se erige como dueña y señora del lugar pero una vez que nuestros ojos se han acostumbrado a su belleza, podremos descubrir el Corredor de Lanzi, que alberga otras obras de arte que pertenecían a los Medici y que hoy son una atrayente exposición al aire libre.

Unos pasos más allá se abre ante nuestra vista la imponente Piazza del Duomo, el centro religioso de la ciudad donde podremos descubrir la magnificencia de la Catedral de Santa Maria del Fiore, la quinta construcción religiosa más grande de Europa y cuya cúpula compite en esplendor con la Capilla Sixtina. Una verdadera obra de arte que merece subir las escaleras para apreciarla más de cerca. Justo enfrente encontraremos la Capilla de San Giovanni, que nos regala la deslumbrante decoración a relieve de sus puertas forjadas en oro.

En este ambiente exquisito y refinado será un verdadero placer degustar los placeres de la comida local. Solo resta decidirse entre el bistec a la florentina o el pollo alla diavola,  acompañándolo siempre del Chianti. Pero los amantes de los caldos no pueden dejar de saborear un plato menos conocido pero igualmente delicioso: la ribollita.  

Si deseamos apartarnos por un momento de las obras de arte y vivir las otras facetas de Florencia, un atardecer sobre el Arno, desde el Puente Viejo, nos brindará una experiencia inolvidable. De noche nada mejor que el Café de París, el sitio más emblemático de las noches florentinas y si desean ir de compras las elegantes Vía Tornabuoni y Via della Vigna Nuova te esperan con joyerías exclusivas y tiendas de los principales diseñadores de moda.

Un paseo por Florencia es extenuante, hay tanto que ver y disfrutar que pocos días no bastan y siempre quedas con ganas de más, pero sin lugar a dudas el viaje merece la pena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje