Archivado en aventura, chic para todos los bolsillos, destinos destacados
No Gravatar

Ya están llegando las primeras grandes nevadas en Europa y mientras que los amantes de la nieve disfrutan de sitios como Cortina d’Ampezzo donde se practican los deportes invernales, existen otras personas que aún añoran el calor. Así, los que aún se quedaron con deseos de disfrutar del verano tienen a su disposición un pequeño paraíso tropical: Varadero.

Varadero es una península enclavada al norte de Cuba, muy cerca de La Habana y de la romántica Matanzas, más conocida como la ciudad de los puentes. Precisamente, los meses de noviembre y diciembre se convierten en una de las mejores estaciones para disfrutar de Varadero si buscamos tranquilidad y relax. En estos meses, ya alejada la algarabía intrínseca al verano, el calor aún deleita a quienes están habituados al frío europeo y como regalo añadido podrán disfrutar de metros y metros de arenas blancas y palmeras completamente desérticos.

Foto tomada por Phil Bartle

Por supuesto, puede ser que en algún que otro momento una lluvia torrencial tome desprevenido al paseante, pero en ese caso podemos disfrutar de las opciones recreativas de los hoteles. De hecho, muchos de los hoteles en Varadero ofrecen la opción del todo incluido, incluso los hoteles de cinco estrellas que presentan precios muy módicos. Una buena parte de los hoteles más lujosos se encuentran en la punta este de la península, donde la arena es aún más blanca y fina, un sitio de total relax idóneo para quienes buscan la tranquilidad. Al contrario, al inicio de la península los hoteles y las playas son más modestas si bien en esta zona se concentra una buena parte de la vida nocturna y diurna de Varadero. Aún así, no es difícil trasladarse de una zona a la otra, ya sea rentando pequeños motores o aprovechando la experiencia única de trasladarse en un coche tirado por caballos cuando cae el sol.

Foto tomada por MattJP

En la avenida principal hallaremos una serie de pequeñas tiendas y artesanos donde se puede adquirir desde la exquisita talla en madera hasta los típicos collares de caracoles o de coco. De la misma forma, los más diversos restaurantes pespuntean esta avenida; una ocasión imperdible para degustar la comida tradicional cubana: el arroz congrí, la yuca con mojo y la carne de cerdo asada.

Los amantes del buceo podrán deleitarse en las barreas coralinas de Playa Coral o quizás atreverse en la zona este de la península donde los cayos brindan un bellísimo fondo marino que se adorna con antiguas embarcaciones naufragadas. Pero los que disfrutan con la belleza arquitectónica no pueden perderse la Mansión Xanadú, que data de los años ’20 o la mansión neoclásica del Parque Josone.

Foto tomada por rse75

En las noches la diversión está garantizada, no podía ser de otra forma en una isla famosa en todo el mundo por la alegría de sus habitantes. Así, sólo restará el embarazo de la elección. Casi todos los hoteles brindan espectáculos nocturnos y muchos de ellos cuentan con bares o discotecas donde es posible escuchar y bailar todo tipo de géneros musicales. Uno de los sitios nocturnos más concurridos es la Casa de la Música, donde usualmente se presentan orquestas de renombre nacional pero los que busquen nuevos entornos podrán fascinarse en el Cabaret Cueva del Pirata, donde la música y los tragos tienen como telón de fondo una antiquísima caverna.

Sin lugar a dudas, después de haber vivido Varadero en su plenitud, nos daremos cuenta que este sitio es mucho más que sol, arenas blancas y palmeras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje

Switch to our mobile site