Archivado en aventura, chic para todos los bolsillos, destinos destacados
No Gravatar

Si ya has visitado París y tienes unos pocos días para conocer los alrededores, uno de los lugares más impresionantes es el Valle del Loira.

Durante el renacimiento los monarcas franceses buscaban alejarse de la ciudad y escogieron las orillas del Río Loira para construir varios castillos donde pasar sus vacaciones. Al día de hoy, varios de ellos permanecen intactos.

Uno de los más conocidos, reconocido como patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco, es el Palacio Nacional de Chambord que comenzó a construirse en 1519 cuando se vivía el siglo de oro español y Francisco I regresaba de una de sus grandes conquistas en Italia por lo que el castillo tiene una clara influencia renacentista y los jardines a su alrededor muestran la pasión que tenía el monarca por la caza.

Francisco I sólo estuvo en Chambord 72 días de 32 años que duró su reinado y jamás vio la obra terminada, tan solo la Torre de Homenaje y las escaleras centrales en forma de tornillo que se cree fueron inspiración de Leonardo da Vinci y tienen el encanto arquitectónico de que dos personas que las recorran podrán verse por las aperturas del núcleo pero jamás cruzarse.

El palacio que terminó de construir el hijo Francisco I y Luis XVI (también aficionados a la caza) se encuentra en perfecto estado, tiene una capilla excepcional, habitaciones bastante curiosas -tanto la del Rey como los aposentos de la Reina- e incluso guarda carruajes Binder con cueros que pidieron a la marca Hermes y que jamás fueron utilizados.

El recinto que tiene una longitud de 156 m., 56 m. de altura, 77 escaleras, 282 chimeneas y 426 piezas está cerrado por un muro de 32km. de largo y es el mayor parque forestal cerrado de Europa. Ha sido constituído en coto nacional de caza y cuenta con una variada fauna en total libertad. Si se tiene suerte, se pueden ver jabalíes y ciervos durante el recorrido por los senderos marcados abiertos al público.

Aunque existen excursiones para visitar Chambord en un sólo día, no está nada mal la idea de alquilar un coche y viajar por cuenta propia para visitar varios castillos y degustar los vinos de la zona. Desde París se toma la autopista A10 en dirección a Blois, luego se toma la salida 16 hacia Mer y finalmente la carretera D112 hacia Chambord. A lo mucho se tardará una hora y media en llegar.

Si se hace tarde para volver o para llegar a otro castillo de la zona, es muy buena idea dormir en Blois… y después ¡seguir visitando!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje