Archivado en chic para todos los bolsillos, consejos, destinos destacados
No Gravatar

Si están pensando en viajar a Italia les voy a confesar un secreto: más allá de la historia encerrada en el coliseo romano, los secretos del Vaticano, la inconfundible belleza elegante de Milán y la siempre artística y perturbadora Florencia existe otro mundo sencillamente encantador debido a su antiquísima simplicidad.

Justamente, la región Toscana es uno de estos sitios encantadores donde se erigen pueblos deliciosos, de callejuelas estrechas y empinadas rodeados por suaves colinas donde se producen los vinos más exquisitos de toda Italia.

Volterra se levanta en esta área bendecida por la naturaleza, a muy pocos kilómetros del mar y cercana a Pisa. Cuando entramos a la ciudad inmediatamente nos cautivará la panorámica de tejados rojizos que caen en cascadas sobre la colina y esto no es sino el preludio de lo que hallaremos recorriendo sus calles.

Lo cierto es que Volterra es un pueblo fundado por los etruscos mucho antes de que Roma cobrase vida; es por ello que se encuentra circundado por doquier de las huellas etruscas y pre romanas. De hecho, una muestra de esta antigua ascendencia puede hallarse en el trabajo del alabastro, una piedra similar al mármol que en Volterra adquiere dimensiones absolutamente sorprendentes. Prácticamente no existe calle donde no haya un pequeño negocio que venda exquisitos trabajos de artesanía en alabastro que varían desde un inmenso globo terráqueo hasta una detalladísima guitarra a tamaño natural o souvenirs mucho más pequeños que desafían la imaginación. Es imposible resistirse a la tentación de comprar alguno y llevarlos a casa como un recuerdo del viaje.

Cuando entramos al centro histórico de Volterra se abre ante nosotros todo el pasado medieval de la ciudad: una serie de callejuelas empedradas que se entrelazan subiendo y bajando para desembocar en vetustas plazas. Las casas antiquísimas, construidas en piedra, nos sorprenderán con sus ventanales abiertos y perennemente adornados con flores. Aquí y allá podremos encontrar antiguos banderines que nos recuerdan al medioevo.

Sin lugar a dudas una de las mayores atracciones de esta ciudad es la Puerta del Arco, un portón colosal que forma parte de la antigua muralla etrusca y que resale a los siglos II y III a. C.; si bien es posible acceder al centro histórico desde otras puertas más pequeñas pero mejor conservadas, como la Puerta de San Francisco y la Puerta Florentina.

Pero el corazón de Volterra late en la bellísima Piazza dei Priori donde se erige el Palacio que lleva el mismo nombre y que está considerado como el edificio público más antiguo de toda la Toscana. El Palazzo dei Priori es una construcción monumental en forma de paralelepípedo que resale al siglo XIII y en cuya fachada aún pueden verse las antiguas adargas de las familias ricas de la zona. Compitiendo por la atención se levanta el Palazzo Pretorio, con lo que muchos consideran como la más torre más bella de la ciudad que curiosamente se denomina: Torre del Cerdito porque saliendo de la misma se observa la figura de este animal.

Justo detrás del Palazzo dei Priori se abre la Piazza San Giovanni con su emblemática catedral de forma románica y el Bautisterio. Éste, en particular, les asombrará por su decoración interior donde se intercalan mármoles blancos y verdosos con los colores dorados del techo.

Finalmente, si deciden visitar Volterra en coche tienen dos posibilidades: tomar la autopista A1 de Florencia, enfilando hacia Siena, o descender por la costa de Génova haciendo un alto en La Spezia para llegar a Pisa y dirigirse al interno. Ésta última es una ruta más larga pero de una belleza sin igual, por lo que es absolutamente recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje