Archivado en chic para todos los bolsillos, consejos, curiosidades, destinos destacados
No Gravatar

Linz es la tercera ciudad más importante de Austria y la capital de Alta Austria. Marcada por una bélica tradición histórica, se ha “reconvertido” en las últimas décadas una ciudad muy moderna, apostando fuerte por el arte y la tecnología. En el año 2009 fue nombrada capital de la cultura europea.

Uno de los puntos más representativos de Linz está en el llamativo edificio del Ars Electonica Center. Visitar este museo, para niños y mayores, es una experiencia fantástica. Podemos aprender en él fenómenos del universo desde una perspectiva astronómica, experimentar con los últimos logros en robótica, los más modernos avances en medicina, y la tecnología más puntera.

Ars Electronica Center. Foto: Ana Fañanás

El interior del museo invita a explorar el universo con una experiencia sensorial en 3D y en estéreo. Además de darnos explicaciones y acercarnos hasta sentir las maravillas de la ciencia entre nuestros dedos, el edificio en sí resulta un espacio con un magnetismo especial: es tan atractivo por dentro como por fuera ya que, si te gusta la arquitectura moderna puedes disfrutar de contemplar la estructura del Ars Electrónica Center desde diferentes perspectivas, con distintas luces, y cambiantes colores.

Space in Ars Electronica. Foto: Ana Fañanás

La iluminación del edifcio está programada para que, con unas llamativas transiciones minuto a minuto, parezca que está vivo. Brillantes tonos rojos, verdes, azules y violetas animan toda su superficie desde que empeza a oscurecer.

Ars Electronica Center. Foto: Ana Fañanás

Para mí fue una verdadera suerte poer alojarme en el Hotel Spitz, de moderno diseño, situado al lado del Ars Electrónica Center, muy cerca del Museo Lentos de arte contemporáneo, y tan bien comunicado con la red de transportes urbanos que hace que desde allí toda la ciudad parecezca fácilmente accesible.

Museo Lenthos, Linz. Foto: Ana Fañanás

A pocos metros de su entrada podemos subir al tranvía. La peculiaridad de este tren es que se trata del tranvía más inclinado de toda Europa, y llega hasta lo alto del monte de Linz, el Pöstlingberg, una montaña donde puedes encontrar, entre otras cosas, una capilla, un Belén navideño artesanal y un restaurante muy recomendable, con una buenísima carta y un piano de cola tocado por un elegante músico.

Fábrica de Acero, linz. Foto: Ana Fañanás

La industria es un gran motor económico para Linz. Su grandiosa fábrica de acero, Voestalpine Stahlwelt, es otro de los puntos neurálgicos de la ciudad. Es a su vez una mini-ciudad donde más de 40.000 trabajadores pertenecientes a gremios sorprenderntemente dispares, realizan sus tareas para poducir toneladas y toneladas de acero que se distribuye en grandes rollos. Esta producción abastece a gran parte de las industrias que importan acero para producir automóviles, electrodomésticos, aparatos tecnológicos y otros objetos cotidianos que vemos día a día sin pararnos a pensar en su procedencia ni elaboración.

Fábrica de Acero, Linz. Foto: Ana Fañanás

El interior del edificio del museo es estéticamente muy colorido y armonioso, rompiendo con el pesado gris y los vapores de los altos hornos y cadenas de producción. Más de 50.000 personas visitan esta planta cada año descubriendo paso a paso cómo se transforman hoy en día con odernos procesos las materia primas en resistentes láminas de acero.

El agua del río Danubio sirve para abastecer a la industria de la ciudad de Linz, y también para el deleite de los caminantes que nos recreamos con magníficas vistas como a lo largo de sus orillas.

Y cuando tengas hambre, ¡a cualquier hora! no dejes de comerte un buen bocadillo en Pepi, uno de los lugares más típicos de Linz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje