Archivado en aventura, curiosidades, destinos destacados
No Gravatar

Cuando el tiempo desvanece el impacto de la tragedia, un naufragio se convierte en un acontecimiento cargado de misterio y su mera contemplación no puede por menos que recordarnos la furia que aguarda, adormecida, bajo la calma superficie del mar. En todos nuestros mares yacen, esqueletos, barcos de todos los tamaños cargados de tiempo y herrumbre. Ya yazcan en el fondo o se aferren, encallados, a la superficie, los navíos malogrados se me antojan un atractivo cargado de magnetismo a la hora de realizar un viaje.

Barco encallado en la Bahía de los Vientos, en Quequén, Argentina. Foto: Wikipedia / Leandro Kibisz

El Barco Espejo o Pesuarsa II se hundió el 10 de junio de 1996 en el puerto argentino de Quequén, y más tarde se remolcaría para quedar varado en la playa de Bahía de los Vientos, que se localiza en la provincia de Buenos Aires, en Argentina. Su esqueleto de herrumbre se ofrece una singular postal vista desde la costa.

Pero no es el único, ya que existen numerosos barcos encallados alrededor del mundo, por ejemplo un enorme buque se puede contemplar en el cabo San Román en el estado Falcón, en Venezuela. Un barco desconocido puede observarse pegado a la costa en la península de Dakhla, en Marruecos y, no muy lejos de allí, hasta hace unos años se podía encontrar el American Star, encallado frente a las costas de Fuerteventura, en las Islas Canarias españolas.

Restos del naufragio del American Star, Fuerteventura, Islas Canarias. Foto: Wikipedia / Wollex

El American Star, conocido también como SS America, se mostraba ante los ojos del turista como un fantasma de lo que antaño fue. Constriudo en 1940, este barco era un lujoso trasatlántico, el mayor barco de pasajeros de Estados Unidos de aquella época, y que en 1994 fue a naufragar frente las costas de España. Tenía tan sólo 48 metros menos de eslora que el famoso Titanic.

El SS America se soltó de un barco ruso que lo remolcaba a causa de una fuerte tormenta, y fue a quedar varado en la playa de Garcey, en el municipio de Pájara. Durante años, este buque constituyó uno de los principales atractivos turísticos, y se le conocía con el nombre de el Barco Fantasma. En 2007 fue desmontado, por lo que ya no es posible su contemplación.

SS Thistlegorm, barco hundido en el Mar Rojo. Foto: Wikipedia / Woodym555

Pero, sin duda, los restos de naufragio que resultan más atractivos son aquellos que yacen en el fondo del mar. Nuestros mares mantienen cautivos miles de barcos de todos los tamaños, muchos de los cuales se han convertido en un reclamo turístico importante, ya que es posible bucear entre sus restos.

Uno de los mejores lugares del mundo para hacer submarinismo entre barcos hundidos es la costa de Croacia. Allí podemos encontrar reliquias como el Barón Gautsch, en las islas Brijuni, en Istria. Se trata de los restos de lo que en si día fue un barco de pasajeros. Se hundió en 1914 al topar con un campo de minas.

El carguero griego Peltastishundido a causa de una tormenta en 1968 en la bahía de Kvarner, el Francesca da Rimini, que fue torpedeado cerca de la isla Kaprije, en Dalmacia central o el buque de guerra S-57, de la Segunda Guerra Mundial, son otros de los atractivos del lugar. Tambien en Malta, un paraíso submarino, se puede bucear entre los restos del Rozi.

Barco hundido en Cirkewwa, Malta Foto: TripWolf

El paraíso de los barcos hundidos está en la costa caribeña americana, en las que fueran aguas de corsarios y piratas. En Cancún, México, se puede bucear entre dos barcos hundidos a 28 metros de profundidad, con el atractivo añadido de los peces tropicales. También la Playa de Santa Lucía, en Cuba, tiene mucho que ofrecer: la zona de buceo cuenta con barcos hundidos, así como con los restos submarinos de una fortaleza colonial española. Aquí también será posible nadar entre tiburones.

Si nos fijamos en Asia, en las Islas Similan de Tailandia nos ofrece una espectacular vivencia de buceo entre barcos hundidos, barreras coralinas y rayas. Si lo que queremos es bucear entre barcos hundidos durante la Segunda Guerra Mundial, encontraremos un sinfín de ellos en Truk, en los Estados Federados de la micronesia, donde más de 60 barcos fueron hundidos por las tropas estadounidenses en 1944.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Comments

  1. Berto GarciaNo Gravatar
    Posted febrero 5, 2012 at 3:29 pm | Permalink

    Sin lugar a dudas es espectacular cuando puedes fotografiar estas naves despues del paso del tiempo y la erosion del mar

  2. juanNo Gravatar
    Posted noviembre 18, 2012 at 8:12 pm | Permalink

    increibles de la bahia

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje

Switch to our mobile site