Archivado en chic para todos los bolsillos, turismo gastronómico
No Gravatar

Visita obligada de todo viajero en Oporto son sus afamadas bodegas. El vino de Oporto es un vino dulce que se logra añadiendo aguardiente a mitad de su fermentación. Es muy reconocido, ideal para acompañar postres o utilizar en la cocina, y se produce en los viñedos de la Región vitícola del Alto Duero, en Portugal. Las bodegas de Oporto se localizan en Vila Nova de Gaia, cruzando desde la ciudad de Oporto por el puente de Luis I.

Vista de Oporto y del puente Luis I desde Gaia. Foto: Luis Rojas

En Oporto hay más de 50 bodegas y la mayoría se encuentran en la ladera de Gaia: Offley, Croft, Calem, Sandeman, Graham Taylor o Cockburn son algunas de las más renombradas. Sin duda adentrarnos en estas bodegas y dejar que nos expliquen la historia y elaboración del vino de Oporto será una grata experiencia, pero también es cierto que el recorrido que haremos hasta llegar a la zona de las bodegas se convertirá en un atractivo fundamental de nuestro viaje.

El río Duero, a su paso por Oporto, ofrece un paisaje de inigualable belleza. Atravesar el río utilizando el famoso Puente de Luis I es una de las experiencias más maravillosas que recuerdo de mi viaje a Portugal, con las casitas levantándose progresivamente en la ladera y la grandeza del Duero justo antes de ir a morir en el mar.

Interior de la bodega de Croft, en Oporto Foto: Luis Rojas

Tuvimos la suerte de recorrer Gaia en compañía de un autóctono, lo que nos enseñó buenos trucos que ahora os quiero transmitir: las Bodegas Croft, las más antiguas, ofrece visitas y catas gratuitas. Cuando llegas a su entrada, que cuenta con una agradable terraza, un guía te pregunta en qué idioma quieres realizar la visita. El recorrido dura media hora y la explicación es muy amena. Te desvelan aspectos clave del vino de Oporto, desde el cultivo y producción de la uva, hasta su embotellado.

Existen diferentes tipos de vino de Oporto: Full, Red, Ruby y Tawny. Los dos últimos son los más reputados, ya que cuentan con un enevjecimiento en barrica de 8 a 10 años, en el primero de los casos, y de 15 a 20, en el segundo. Aprendimos mucho sobre vino en esta visita, y a la salida nos invitaron a catar estos fantásticos vinos. Es sin duda el lugar perfecto para poder escoger una botella entre los diferentes tipos de vino que hay a la venta. Posee una sala con mesas y sillas realizadas a partir de barriles, y una decoración a base de fotos y objetos antiguos de los equipos de los viñedos.

Vista de Bodegas Sandeman desde Croft. Foto: Luis Rojas

Las Bodegas Sandeman son quizás las bodegas más accesibles, ya que se localizan justo en la orilla del río. Esta bodega cuenta con un misterioso personaje: el Don de Sandeman, que se creó como representación de la marca en 1928 y se trata de un personaje de procedencia portuguesa que viste capa negra y sombrero español.

De esta guisa nos recibe el guía que nos explicará todos los detalles del comienzo de la bodega. Al terminar el recorrido también nos ofrecen vino para degustar. La bodega también cuenta con un museo que recoge elementos sobre los orígenes de la marca desde que fuera creada por un escocés en 1970.

Bodegas de Oporto. Foto: Luis Rojas

Las Bodegas Cálem fueron fundada en 1859 y hoy en día sigue entendiéndose como una de las principales bodegas productoras de vinos de Oporto. Sin embargo, nuestro guía pasó de largo, ya que no es una de las mejores bodegas para visitar.

Por su parte, Offley, ofrece también degustación. La visita, que cuesta 3 euros y dura unos 15 minutos, es otra experiencia diferente que nos adentra en la historia del vino de Oporto. Esta bodega cierra entre diciembre y marzo. Aquí aprendí que para la elaboración de los vinos de Oporto se pueden utilizar hasta 120 tipos de uva, aún a pesar de que existen muchas que no se usan desde hace más de 40 años.

Bodegas Calem en Oporto. Foto: Luis Rojas

Merece la pena dar un prolongado paseo, ya sea por las serpenteantes callejuelas de Vila Nova de Gaia, ya sea por la extraordinaria ribera del río Duero, para apreciar las bodegas desde cualquier perspectiva. Ya digo que eson muchísimas y cada una de ellas cuenta con características que las vuelven únicas, una ruta imperdible de enoturismo en un entorno de inigualable belleza, magia y tradición.

Barcos rabelos en el río Duero a su paso por Oporto. Foto: Luis Rojas

En la ribera de Gaia, flotando sobre el río Duero, podemos apreciar diversos barcos cargados con barricas. Se trara de un homenaje a los barcos rabelos, las embarcaciones portuguesas más típicas y que se usaron durante más de 700 años para transportar toneles de vino por el río Duero, aguas arriba, desde Oporto hasta las bodegas de Vila Nova de Gaia.

El último viaje realizado por estos barcos fue en 1.956, pero los que aún se conservan nos recuerdan hoy lo que fueron antaño. Una buena idea es comprar una miniatura como recuerdo, a modo de souvenir, que realizan los artesanos de la zona. El barquito y una botella de vino Ruby o Tawny será un fantástico regalo que ofrecer a familiares o amigos a nuestro regreso.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Comments

  1. EddyNo Gravatar
    Posted octubre 22, 2012 at 8:24 pm | Permalink

    Hola tengo una botella de vino que hace mucho tiempo que no se cosecha, es una ROBERTSON’s IZAAK WALTON PORT RICH, y la quisiera vender pero necesito mas informacion sobre ella, espero una pronta respuesta.

  2. GUILLERMO ROJASNo Gravatar
    Posted mayo 20, 2013 at 9:39 pm | Permalink

    Muy buena la página, me intesó por cuanto me regalaron un botella de Vinho do Porto, su etiqueta dice Quina do Paco, Tawny, Porto, y el sello N° 405665, FB 03.
    Deseaba saber como se toma, como se guarda si no lo tomo de una soal vez.

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje