Archivado en consejos
No Gravatar

Llenar demasiado la maleta, reservar los vuelos en el momento equivocado o informarse mal de los días festivos locales. Hay algunas cosas que pueden salir mal durante la preparación del viaje. ¡Pero no tiene por qué ser así! Para que la próxima vez todo vaya sobre ruedas, hemos resumido para ti 7 errores clásicos a evitar en el futuro.

1. Proponerse demasiadas cosas

Casi todos lo hacen y la mayoría, al final, se arrepiente: quien se propone demasiadas cosas y quiere ver lo más posible, corre el peligro de que un viaje supuestamente relajado se convierta en una carrera a contrarreloj. Obviamente, queremos evitar que eso pase, así que la máxima a seguir es: menos es más. Planea días de pausa y haz un hueco para decisiones espontáneas. De todas formas, no vas a poder verlo todo, así que ¡no hay razón para ir con prisas!

Foto: iStock/tapanuth

Foto: iStock/tapanuth

2. Reservar lo vuelos en el momento equivocado

Lo admitimos: no es nada fácil encontrar el momento adecuado para reservar los billetes de avión. A veces los precios de los vuelos varían mucho más de lo que quisiéramos; y eso no solamente según los buscadores de vuelos, sino también dependiendo del momento en que reserves. En líneas generales, cuanto antes reserves, más ahorrarás – ¡aunque no siempre! Observa los precios de los vuelos durante un tiempo y aprovecha cuando parezca que el precio es razonable. Por cierto, encontrarás más consejos sobre reservar vuelos en este artículo.

3. No informarse sobre los días festivos en el país de destino

Los vuelos a Tailandia están comprados, los hoteles reservados y la ilusión por el viaje aumenta por momentos. Pero, de repente, te das cuenta: en el país de vacaciones se celebra Loi Kratong, la fiesta más impresionante del año. ¿Cuándo? Exacto: justo cuando vuelves a casa. ¡El viaje no tiene por qué terminar así! Infórmate sobre fiestas y festividades antes de terminar de planificar tu viaje. Porque, seamos sinceros: no hay nada que dé más rabia que perderse la increíble fiesta de luces Loi Kratong por un par de días.

Foto: iStock/Ryo_stockPhoto

Foto: iStock/Ryo_stockPhoto

4. No informarse de la estación del año en el país de destino

¿En Vietnam siempre hace calor? Nada más lejos de la realidad: por ejemplo, si viajas al norte de Vietnam en enero, tienes que tener en cuenta que a veces el termómetro no marca ni 15 grados Celsius durante el día. En un principio esto no tiene por qué ser un problema, ya que ir a ver monumentos a temperaturas apacibles es, de hecho, ideal; pero hay que estar mentalizado para ello. Por eso, nuestro consejo es: infórmate con tiempo sobre las condiciones climáticas de tu país de destino para evitar sorpresas desagradables.

5. Llenar demasiado la maleta o la mochila

Esta situación suena familiar a mucha gente: en cuanto volvemos a casa, nos damos cuenta de que la mitad de la ropa que nos hemos llevado no nos la hemos puesto ni una sola vez. La hemos estado cargando en vano. Especialmente para viajes largos, merece la pena dejar alguna que otra cosa en casa y, en vez de ello, lavar la ropa en tu destino. Y, además, así podemos dejar sitio para algún que otro bello souvenir, ¿no? Algunos consejos más sobre cómo hacer bien la maleta o la mochila los encontrarás en este artículo, donde hicimos un resumen para ti hace algún tiempo.

Foto: iStock/LuminaStock

Foto: iStock/LuminaStock

6. Informarse demasiado tarde sobre las vacunas requeridas

No estamos en contra de la espontaneidad, pero lo cierto es que en algunos puntos vale la pena prepararse con tiempo. Por ejemplo, en lo que a salud se refiere. No es sólo que algunas vacunas hay que ponerlas varias veces para que surtan efecto, sino que para entrar en algunos países a veces es obligatorio estar vacunado de la fiebre amarilla. Además, asegúrate de tener los medicamentos necesarios para tu botiquín de viaje. Encontrarás más información sobre la salud en el viaje en este artículo.

7. No aprender conocimientos básicos del idioma del país de destino

No te puedes imaginar lo que puede llegar a suponer el haber aprendido algo de vocabulario y un par de frases del idioma del país. Por un lado, es mucho más fácil orientarse y, por otro, la manera más rápida de romper el hielo es saludar a la población local en su propio idioma. No tiene por qué ser un carísimo curso de idiomas. A veces es suficiente con estudiarte un par de palabras durante el vuelo de ida.

Foto: flickr, Horia Varlan

Foto: flickr, Horia Varlan

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envía un comentario

Tu email es nunca publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*

MI PLAN DE VIAJE

0

lugares agregados a

Cómo planificar tu viaje